Make your own free website on Tripod.com
TOMELLOSO-CITY

WHERE?

La cámara está situada en el Ayuntamiento de Tomelloso (Ciudad Real) -España-. Ofrece la vista de la Plaza de España, donde se encuentran Los Portales, monumento histórico, origen de la ciudad de Tomelloso.

Tomelloso está situado al este de la provincia de Ciudad Real, en plena llanura manchega, rodeado de un paisaje en el que predomina la horizontalidad. Los cultivos de viñedos son el elemento característico de su paisaje. El terreno es árido, con poco arbolado, y definido por los cultivos: vid, cereales, melón, maíz, plantas forrajeras, etc.

Su clima es de tipo mediterráneo continental, con grandes variaciones climáticas según las estaciones del año. En el mes más frío, la media es de 5 ºC, y de 26 ºC en el mes más caluroso. La media anual de lluvias es 350 mm3.

En este apartado lo más destacable es el paisaje de viñedos que rodea la localidad. Presenta las características de fauna y vegetación propias de La Mancha, donde predominan los encinares y coscojares. Los cultivos más frecuentes son la vid y el cereal de secano. En el siglo XX se inició también la agricultura de regadío en toda la zona.

Por otra parte, la localidad de Tomelloso se puede considerar como parte del entorno natural de las lagunas de Ruidera, situadas a 30 km: en dirección sur, pasando Argamasilla de Alba y después del pantano de Peñarroya, se llega al pueblo de Ruidera y al Parque Natural de las Lagunas de Ruidera, situado en sus inmediaciones.Es un espacio natural, con diecisiete lagunas escalonadas entre las provincias de Ciudad Real y Albacete y forma un auténtico oasis en La Mancha, a lo largo de casi 30 km del curso alto del Guadiana.

La vegetación en el entorno de las lagunas de Ruidera es bastante diferente a la de la llanura manchega; está representada por especies que toleran bien las temperaturas extremas, tanto en verano como en invierno; abundan, sobre todo, los olmos, las encinas y los álamos. Por encima de los 800 m aparecen la sabina y el enebro. La vegetación más frecuente, sin embargo, está constituida por gramíneas y matorrales como el esparto, la retama, la chaparra, el romero y el tomillo. En cuanto a las zonas encharcadas y las orillas de las lagunas, domina la presencia del carrizo, la enea, el lirio y la espadaña.

La fauna también es muy diversa debido a la variedad de hábitats que ofrecen estas lagunas para la vida animal. Dentro de los mamíferos, los más frecuentes son los tejones, las comadrejas, los jabalís, los conejos y las liebres. Por lo que a aves rapaces se refiere, son mayoría las águilas perdiceras, los azores, los aguiluchos, los búhos reales, las lechuzas, los autillos y los mochuelos. Hay, además, aves acuáticas como los patos colorados, los ánades reales, las fochas y los somormujos blancos. Los peces más comunes son los barbos y las carpas.

A la salida de la ciudad, en dirección a la localidad de Pedro Muñoz, se halla el Museo del Carro y de la Labranza, en el que se pueden contemplar diversos tipos de carruajes utilizados para el transporte de personas y para faenas agrícolas, así como una colección de útiles de labranza y un bombo reconstruido, ejemplos de las antiguas costumbres manchegas.

Hay en la localidad varios mesones, por lo que el tapeo es otra interesante propuesta a cualquier hora del día. La oferta de tapas y pinchos es muy amplia y deben tomarse siempre acompañados por alguno de los caldos de la tierra.

El paisaje es uno de los mayores atractivos de Tomelloso, salpicado por los llamados bombos, construcciones a modo de chozas de piedra, sin argamasa alguna, de forma circular o elíptica y con chimenea, que servían de resguardo a los labradores y los animales utilizados para las faenas agrícolas. Conforman una estampa típica en el horizonte de Tomelloso.

Dentro de Tomelloso se pueden conocer las llamadas cuevas o bodegas subterráneas, que se encuentran repartidas por todo el subsuelo de la población, en el interior de algunas viviendas particulares. Era el lugar donde se fermentaba el mosto en grandes tinajas de madera, muchas de las cuales aún se conservan. Se muestran al exterior a través de las lumbreras, rejillas de respiración que jalonan en buen número las aceras del pueblo.

Fuera de Tomelloso, además de los bombos y el Museo del Carro, podemos visitar el santuario de Pinilla, a 4 km, en la carretera de Pedro Muñoz. Su pequeña y cuidada ermita, rodeada de un amplio pinar, hace del lugar un punto de esparcimiento ideal. Dentro del casco urbano cabe destacar los paseos por los parques Urbano Martínez y el de la Constitución.


WEBCAM LIVE!


TOMELLOSO-CITY